lunes, 20 de enero de 2014

El Lobo de Wall Street



Película: “The Wolf of Wall Street” (El Lobo de Wall Street)
Director: Martin Scorsese
Guión: Terence Winter (basado en el libro de Jordan Belfort)  
Género: Comedia, Biografía, Crimen, Drama
Fotografía: Rodrigo Prieto
Reparto: Leonardo DiCaprio, Jonah Hill, Margot Robbie, Mathew McConaughey, Rob Reiner, Jon Favreu, Jean Dujardin, etc.
País: USA
Año: 2013
Duración: 180 min.
Distribuida por Diamond Films



Todo con exceso...

las locas aventuras de un lobo en busca del ¿sueño americano?

 

El gran cineasta Martin Scorsese tiene cierta predilección por narrar historias sobre “chicos malos” y poco convencionales. Después de la hermosa ruptura que representó Hugo en la pantalla grande, Marty está de vuelta con un nuevo anti-héroe: un cínico embaucador -aunque igualmente encantador- que hará todo lo que sea necesario para alcanzar la cima.  En esta ocasión nuestro personaje principal no se mueve en el sórdido mundo de la mafia como lo hacen algunos de sus memorables protagonistas del pasado, pero habita en un ambiente que puede llegar a ser aún más sórdido: el mundo financiero de finales de los ochenta e inicios de los noventa.

Los lazos que esta historia extiende hacia Buenos Muchachos y otras cintas icónicas del director —con sus debidas distancias y diferencias— son múltiples. Podría tratarse de una versión moderna de aquel italoamericano en busca de su lugar dentro del único mundo que conoce y admira: la mafia.  De manera similar, Jordan Belfort peleará por su propio lugar en la cumbre de este mundo aún más escandaloso, pero igual de traicionero y obsceno, como lo es el feroz mundo financiero de los corredores de Wall Street en Nueva York, muchos de los cuales amasaron fortunas inimaginables bajo la fachada de respetables hombres de negocio, que a través del teléfono vendían ilusiones de riqueza a quienes depositaban su confianza y ahorros en ellos.

Pero empecemos por partes.  La más reciente película de uno de los cineastas activos más destacados de la actualidad, se basa en las memorias escritas por el ex-corredor de bolsa Jordan Belfort, quien vertió en dos volúmenes (que se convertirían en bestseller) su experiencia de ‘rockstar’ y el camino recorrido en su ascenso a la opulencia absoluta y compulsiva.
           
Estas memorias fueron adaptadas hábilmente por un hombre que también cuenta con amplia experiencia en escribir diálogos para personajes que se mueven en escabrosos mundos criminales de forma natural: Terence Winter (libretista creador de series como Los Soprano y Boardwalk Empire). Esta empatía con Scorsese por los chicos malos, da como resultado un guión exuberante y trepidantemente enloquecido, acompañado de un estilo más caótico, energético, con encuadres saturados, nada introspectivos y una edición veloz, dinámica e imprecisa en ocasiones que nos toma por sorpresa. Lo que tenemos en pantalla es una cinta llena de excesos sobre una vida excesiva… una vida tan exorbitante y desmedida, cuya vertiginosa espiral de compulsión por el dinero y lo que éste puede comprar, no parece detenerse nunca.

De esta manera, la película inicia con un infomercial de la próspera compañía “Stratton Oakmont”, una empresa que ha convertido a sus corredores, en personas ‘muy exitosas’ (medidas por la cantidad de dinero, bienes, bacanales y lujos que gozan a diario).

A continuación, Scorsese inunda el celuloide con imágenes que van de lo absurdo a lo enloquecedor y nos traslada a la cotidianeidad de esta próspera oficina: un sitio convertido literalmente en un circo de varias pistas, en el que no faltan strippers, leones, meseros, orgías, tragos, drogas y hasta enanos arrojados como hombres bala en un escenario que quizá sólo Kafka o Lynch habrían podido concebir.


 Para leer este artículo completo, accede aquí a su publicación original en:  

 
TR

miércoles, 1 de enero de 2014

Un Tranvía llamado Blue Blanchett



Película: “Blue Jasmine” (Jazmín Azul)
Director: Woody Allen
Guión: Woody Allen  
Género: Drama / Comedia
Fotografía: Javier Aguirresarobe
Reparto: Cate Blanchett, Alec Baldwin, Peter Sarsgaard, Sally Hawkins, Bobby Cannavale, etc.
País: USA
Año: 2013
Duración: 98 min.
Sony Pictures
Distribuida por Zima Entertainment



El desesperado encanto de una burguesía perdida,
tiene nombre de mujer.

Woody Allen está de regreso…. bueno, el prolífico cineasta es de esos raros casos de los que es difícil anunciar un regreso, porque simplemente no suelen irse. El trabajo constante de este director ha ganado tanto fanáticos como detractores ya que en ocasiones acierta y otras no tanto, pero no cesa de trabajar como el obrero amante del oficio cinematográfico que indudablemente es.

Pero ¿qué pensaría si le dijera que Woody Allen regresa a matices más dolorosos y dramáticos en su trabajo?, ¿qué imaginaría al saber que esta nueva cinta homenajea la obra del dramaturgo Tennessee Williams: Un Tranvía Llamado Deseo? Al escuchar esto, podría venirle a la mente la adaptación más famosa de esta obra a la pantalla grande dirigida por Elia Kazan e interpretada memorablemente por Marlon Brando y Vivian Leigh. No obstante, esto suena muy lejano a los dominios y al estilo de Allen, ¿no cree?  Hace usted lo correcto al dudarlo.

Si bien, el cineasta se inspira en el clásico del dramaturgo, tan sólo lo hace como punto de partida, con la finalidad de desarrollar libremente una agridulce historia ubicada en la actualidad y que permite al espectador, atestiguar la caída libre de una mujer al borde de un precipicio emocional y mental: una atormentada protagonista, una moderna Blanche Dubois neoyorquina interpretada magistralmente por Cate Blanchett.

Jasmine (Blanchett) es una mujer en su punto de quiebre: una dama elegante, frívola,  acostumbrada al lujo y a la vida acomodada como parte de la aristocracia moderna de Nueva York de la cual hasta hace muy poco formaba parte.  Sin embargo, ahora en plena picada, lo ha perdido todo.  Son tiempos de crisis económica en Estados Unidos. La posición social alcanzada gracias a las fechorías, negocios turbios y corrupciones cometidas por su mujeriego esposo Hal (Alec Baldwin) fueron descubiertas y llevaron a este hombre a la prisión y posteriormente al suicidio.  Es por ello, que una muy deprimida y trastornada Jasmine se ve obligada a pedir refugio a su hermana Ginger (Sally Hawkins), quien vive en un modesto apartamento en San Francisco con dos hijos de un matrimonio anterior y quien además sostiene una relación con un rudimentario y poco refinado mecánico del barrio (Bobby Cannavale).


Continúa...
 

 Para leer este artículo completo, accede aquí a su publicación original en:  

sábado, 23 de noviembre de 2013

El Mayordomo de la Casa Blanca



Película: “The Butler” (El Mayordomo de la Casa Blanca)
Director: Lee Daniels
Guión: Danny Strong / Wil Haygood  
Género: Drama / Biografíar / Histórica
Fotografía: Andrew Dunn
Música Original: Rodrigo Leao
Reparto: Forest Whitaker, Oprah Winfrey, Vanessa Redgrave, Mariah Carey, Cuba Gooding Jr, David Oyelowo, Lenny Kravitz, Robin Williams, James Marsden, etc.
País: USA
Año: 2013
Duración: 132 min.
The Weinstein Company, IM Global
Distribuida por Diamond Films

Una mirada sentimental a la travesía afroamericana en Estados Unidos




Estados Unidos en el siglo XX ha sido testigo de una intensa travesía racial.  La más reciente cinta de Lee Daniels es justamente una mirada sentimental a la historia de superación y de empoderamiento negro que ha llevado al afroamericano de la opresión y la segregación absoluta hasta ocupar la esfera más alta de poder. Un relato de lucha dignificando el trabajo y la protesta social en un largo camino que se corona con la ocupación de la silla presidencial del país más poderoso del mundo.

La historia se centra en Cecil Gaines (interpretado impecablemente por Forest Whitaker): un hombre afroamericano que creció en una plantación algodonera en Georgia, padeciendo desde la temprana infancia, las vejaciones cometidas a su raza como el ser testigo del asesinato de su padre a manos de quien acababa de violar a su madre. El niño desamparado ante los problemas mentales de su madre (Mariah Carey) y su repentina orfandad paterna, es acogido por la matriarca de la propiedad (Vanessa Redgrave), quien lo entrena en las artes más refinadas de servicio para convertirlo así en un “negro de casa”.

Una vez habiendo aprendido el oficio de servicio para las familias más acomodadas y elegantes (por supuesto de origen caucásico), Cecil decide escapar al convertirse en un adolescente, para evitar así, ser víctima del mismo destino que le arrebató a su padre a manos de su propio patrón.  El director nos lleva entonces a adentrarnos en la historia familiar y personal de Cecil, quien va adquiriendo nuevas habilidades laborales en elegantes hoteles al tiempo que forma su propia familia al lado de su esposa (interpretada por la elogiada Oprah Winfrey) y sus dos hijos, bajo condiciones mucho más ventajosas que las que él tuvo que enfrentar (aunque no por ello, exentas del racismo de la sociedad norteamericana de mediados de siglo). Así es como da pie la historia de superación profesional por excelencia de los norteamericanos: “tú puedes cambiar tu destino”. De esta manera, Cecil es requerido para trabajar como parte del equipo de mayordomos de la Casa Blanca, un puesto envidiable para su posición social.

Su eficacia y profesionalismo le dará a Cecil no sólo un codiciado puesto en la residencia presidencial, pero también un asiento de primera fila para ser testigo de los cambios de la sociedad norteamericana, las políticas de los diferentes hombres al frente del país en temas de integración racial.  La historia afroamericana de Estados Unidos de América desde la mirada de este singular mayordomo.  
 

 
 Para leer este artículo completo, accede aquí a su publicación original en: