lunes, 13 de mayo de 2013

¿Podrá Danny Boyle hipnotizar al espectador?


Película: “En Trance” (Trance)
Director: Danny Boyle
Guión: Joe Ahearne & John Hodge
Género: Thriller / Crimen / Drama
Fotografía: Anthony Dod Mantle               
Protagonistas: James McAvoy, Vincent Cassel, Rosario Dawson…
País: UK
Año:   2013
Duración: 101 min.
Sitio Web Oficial: www.trancethemovie.com


Danny Boyle, el director, famoso por su depurado estilo y que ha alcanzado popularidad y prestigio con películas como la cinta de culto Trainspotting, Exterminio, 127 horas o Quisiera ser Millonario (por la cual incluso fue premiado con varias estatuillas de la Academia); regresa a las salas de cine con una cinta a la que titula TRANCE (“En Trance”).  Al realizador y productor británico, no le basta con haber coordinado el espectáculo de inauguración de los pasados Juegos Olímpicos Londres 2012 y continúa explorando y experimentando por géneros diferentes y es por ello, que en esta ocasión decide situar su nuevo thriller en un ambiente misterioso y hasta cierto punto desconocido, como lo es, la mente humana.

Desarrollada en Londres, el sugerente inicio de la cinta -narrado en primera persona y con una voz en off- nos lleva “tras bambalinas” de una prestigiada casa de subastas, y nos presenta a uno de sus subastadores: Simon -interpretado por James McAvoy- quien jugará un papel significativo dentro de un plan diseñado para robar una de las más importantes piezas ofertadas ese día, una famosa pintura del célebre artista español Francisco de Goya.

Sin embargo, el robo ocurre entre algunos imprevistos y accidentes, por lo que la banda de criminales encabezada por Franck (Vincent Cassel), termina con las manos vacías y un marco sin pintura, la cual fue hábilmente extraída por su cómplice interno.  Sin embargo, durante el caótico atraco, Simon termina con una fuerte herida en la cabeza lo que parece haberle causado amnesia y por lo tanto su mente ha borrando cualquier recuerdo de lo sucedido tras el robo… entre estos recuerdos olvidados, se encuentra el misteriosos paradero del botín, de la anhelada pintura sustraída.

Con la finalidad de recordar lo ocurrido y por supuesto, de recuperar la famosa de obra de arte para la banda de delincuentes (tal como habían pactado originalmente), Simon deberá acudir a cualquier alternativa que le permita reconstruir sus accidentados pasos.  Entre estos métodos para recordar qué pasó con la pintura, Franck casualmente sugiere la hipnosis, a la que Simon accede y para la cual elige a una hábil y atractiva terapeuta para conducirla.  Elizabeth Lamb (Rosario Dawson) parece establecer un vínculo inmediato con Simon y rápidamente descubre las verdaderas intenciones de esta terapia para recordar. La audaz mujer rápidamente formará parte de este singular grupo y empezará a mover a sus integrantes como piezas de un misterioso ajedrez en el que el espectador no sabrá con certeza cuáles son las intenciones verdaderas de cada personaje, ni cuáles memorias son reales y cuáles son recuerdos producidos y sembrados con asombrosa facilidad en la frágil y susceptible mente de los protagonistas. (...)

Continúa...
Para leer esta reseña completa, accede aquí a su publicación original en:
TARATARA



1 comentario:

  1. Coincido en que la narrativa visual es acertada y en que no es de los mejores trabajos de Boyle. De todos modos es entretenida y rebuscada con esos incontables giros que impone el director en la historia. Buen artículo. Saludos!

    ResponderEliminar