domingo, 5 de mayo de 2013

La fórmula de un superhéroe enlatado


Película: “Iron Man 3”
Director: Shane Black
Guión: Drew Pearce & Shane Black
Género: Ciencia Ficción / Acción
Fotografía: John Toll
Protagonistas: Robert Downey Jr., Gwyneth Paltrow, Ben Kingsley, Don Cheadle, Guy Pearce, John Fravreau, Rebecca Hall País: USA
Año:   2013
Duración: 130 min.
Sitio Web Oficial: www.marvel.com/ironman3


El “verano fílmico” oficialmente ha llegado a las salas cinematográficas. Muestra de ello es el éxito en taquilla de la más reciente entrega de la saga del héroe de Marvel Comics: Iron Man, la cual ha recaudado tan sólo en nuestro país en su primer fin de semana de exhibición, alrededor de 207 millones de pesos, el segundo estreno más exitoso de una película en México (tan sólo después de la cinta en la que también participa este personaje, The Avengers).

Y es justamente The Avengers que reunió a los máximos héroes de acción de Marvel en un súperpoderoso equipo capaz de batir récords de audiencia en las salas de cine, la que da inicio a esta tercera entrega de Iron Man; y que le da un sentido secuencial a su argumento como parte de ese estratégico plan maestro que ha ligado las películas de estos héroes permitiéndoles funcionar exitosamente tanto en solitario como en grupo.

Tras los hechos ocurridos en Nueva York -al reunirse con héroes como el mítico dios nórdico Thor, el legendario Capitán América, el temperamental Hulk, la sensual y mortífera Black Widow y agentes varios de S.H.I.E.L.D- Tony Stark (Robert Downey Jr.) está de vuelta en su vida “normal”… o lo normal que puede ser cuando eres un súpermillonario genio e inventor, que en su tiempo libre mantiene una relación con la brillante mujer de negocios Pepper Potts (Gwyneth Paltrow) y que salva el mundo con cierta frecuencia dentro de la poderosa armadura que lo convierte en Iron Man.

Sin embargo, Tony no parrandea ni se toma su papel con ligereza en esta ocasión. La pregunta surgida desde la película The Avengers, sobre qué es lo que queda al quitar todos esos artilugios tecnológicos, armaduras y grandes despliegues técnicos lo atormenta. Nuestro héroe empieza a enfrentar ataques de ansiedad y un insomnio crónico en su búsqueda por encontrarse a sí mismo.  Después de todo, Tony Stark no cuenta con súperpoderes, ni con un oscuro pasado como otros héroes de historieta que han llegado a la pantalla grande.  Stark es un hombre inteligente, divertido y hasta un poco pedante, que disfruta ser el héroe.

Después de todo, es tan sólo “un tipo normal dentro de una lata”. La soberbia y vanidad propia de este magnate gigoló muestra por fin una pequeña fractura que lo lleva a enfrentarse con su propia inseguridad. 

El argumento dentro de esta última entrega de la saga, nos presenta al joven Tony del pasado y su conquista fugaz con la brillante científica Maya (Rebecca Hall) que en aquel momento, estudiaba la regeneración de los cuerpos y a la cual no vuelve a ver después de esa noche.  El Tony actual tiene una relación con su incondicional Pepper pero su obsesión e insomnio ponen en peligro la aparente estabilidad de su vida personal, cuando pasa noches enteras construyendo y perfeccionando prototipos de armaduras de forma compulsiva.
 (continúa...)

Para leer esta reseña completa, accede aquí a su publicación original en:
TARATARA

2 comentarios:

  1. Buen diseño de blog! Interesante la nota de la última entrega de Iron Man. Me uno al sitio como seguidor. Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Muchas gracias por los comentarios, esperamos continuar leyéndonos y conversar sobre cine. :) ¡Saludos!

      Eliminar